• Los 7 Niveles o Pasos en los que el Camino nos va Cambiando en la Medida en que Vamos Avanzando

"No hay guía más válida que la de nuestro propio Ser".

por: Maestra Lilananda

Hoy queremos, amados hermanos, presentarles un esbozo de una experiencia personal, comprobada por quienes han alcanzado la liberación en épocas distintas de la Historia. No es la historia personal de un ser, es el recorrido de la Ley de evolución, hasta que el ser llega al reconocimiento de su verdadero Ser.

Este es el desarrollo mental-emocional del Hombre. Son siete etapas que constituyen su formación en la forma, hasta que la conoce y la puede finalmente trascender, haciéndose libre de su yo y replegándose hacia el Sí Mismo, su verdadera esencia. Este es el viaje, el camino hacia Sí Mismo:


Primer Nivel

REINO MENTAL – EMOCIONAL

Todo hermano parte de este nivel, con un sistema de creencias nacidas en la cultura, que le apoyará en su proceso. Le serán dadas algunas herramientas para que el hermano las utilice, descubriendo a través de la lucha, las acciones que sirven y las que no sirven. El mismo, elaborará su hábitat con los instrumentos que tiene y con la experiencia hasta allí acumulada. Su aprendizaje es casi que instintivo-agresivo, con mucho temor, incluido el temor a la muerte.

Está invadido de creencias. Cree que hay un Dios protector, que es el Padre, que lo castiga cuando hace cosas malas o lo premia cuando hace cosas buenas.

Este Dios protector, está lleno de amenazas y por supuesto, la relación con El es de temor ante su presencia, pues teme a su cólera, a la destrucción de la naturaleza, como cataclismos, inundaciones, plagas. Pero también, es el Dios misericordioso de las buenas cosechas.

Con esta información se sobrevive. La lógica y la razón no son muy utilizadas y el miedo es la retribución a todos los actos de la vida.

Este hermano mantiene la necesidad de huir, de escaparse de todo cuanto amenaza su supervivencia. Aquí surgen todos los miedos y por ende, todos los apegos:

  • Miedo a la muerte - apego a la vida.
  • Miedo a la soledad - apego al sexo.
  • Miedo a la pérdida - atesoramiento de cosas.
  • Miedo a las inseguridades - Búsqueda de seguridad en la vida externa.
  • Miedo a no ser aceptado - Busca aliarse.
  • Y, de este miedo al miedo, surge la ansiedad, la angustia. El cerebro cumple aquí su cometido ya que inyecta adrenalina a la sangre, suficientemente para forzar al cuerpo a que se fuerce en la supervivencia.

    La emotividad guía su vida. Las emociones de venganza reclaman justicia divina. Comienza a desarrollarse la Fe y el concepto de que no nos merecemos los castigos divinos, así que se reclama la justicia divina, y se cree que la justicia divina equivale a que llegue todo bien sobre el hermano porque hay un Dios que está de su parte.

    Aquí surge la creencia de pecado y karma. Entonces la información es:

  • "Hay que ganarse el pan con el sudor de la frente"
  • "Parirás con dolor a tus hijos"
  • "Polvo eres y en polvo te convertirás, porque la materia es la podredumbre del hombre".
  • Esta es la orden del cerebro del hombre que sólo persigue la supervivencia. En esta etapa, el complejo de culpa no se hace esperar, porque claro, el hombre es culpable de la ira de Dios. Es pues, la agonía de la vida, la lucha por sobrevivir y la relación con un Creador, que está basada en la dualidad de lo bueno y de lo malo.

    Aquí, en este nivel, no hay conciencia de evolución. Sólo se es una criatura creada por un Creador, que como castigo, da el infierno y como premio, el cielo.

    Su discurso mental-emocional es:

  • "Sólo, por la gracia de Dios, estoy vivo."
  • "Sólo, por su protección, sobrevivo."
  • "El mal es un castigo, el bien es un premio."
  • "Dios tiene la culpa de todo", ya sea porque quita, ya sea porque da.
  • Ninguna razón, ni lógica, supera esta información.

    Todo lo que se ama se teme y se ama porque se tiene y se teme perderlo.


    Segundo Nivel

    REINO MENTAL-EMOCIONAL

    EL PODER

    Es el poder sobre otros.
    Es el poder del sexo.
    Es el poder del dinero.
    La ambición y la comodidad.


    En este nivel, el hermano se vuelve más racional, más obediente a las normas y leyes. Se organiza en la sociedad, en la cultura y en un credo que le brinde comodidad. Desea que sus deseos sean satisfechos. Le domina su ego; sus ambiciones son constantemente satisfechas.

    El discurso en esta etapa es: "Quiero más". Es el ansia de figurar, de tener más, aunque tenga lo suficiente. No hay control en el tener; no es la lucha por la supervivencia, sino la lucha por conseguir lo que se desea.

    En el nivel de la competencia, la información es :

    "Debes ser el mejor"
    "Debes triunfar y alcanzar metas"
    "Debes conseguir lo mejor"
    "Si no ambicionas, nada podrás llegar a ser o a conseguir"

    Es la fase fundamental de la comodidad y de cómo algunos dicen "Los pequeños placeres que nos merecemos tener".

    El poder y todo lo que de él se saca, hace que el hermano cubra sus caprichos, aún pasando por necesidades propias o de quienes los rodean, o confundiendo necesidad con comodidad; una comodidad que le sugiere ser merecedor de lo mejor, ya que lo que importa es que el ego satisfaga lo que cree que es justo para él.

    Es el desarrollo del ego de los padres hacia los hijos. Aquellos "buenos" padres que premian al hijo por lo bueno de sus actos, satisfaciendo todo deseo, aunque sólo sea un capricho sus fantasías, pero que cubran sus deseos de tener.

    La sociedad y la cultura en la que este hermano se desarrolla, lo premian, abren sus puertas a quien así actúa, dándole la aceptación por la adquisición de sus poderes terrenales.

    Las condiciones del juego entre el hermano y la cultura son magníficas y este es el juego de: Quién es el mejor, a nivel económico, físico, intelectual, para saber quién desarrolla más las cualidades del poder, incluido el poder que desarrollan aquellos que ellos creen, están más cerca de Dios, por los conocimientos adquiridos.

    Es la competencia en todo. El deporte es sólo el afán de ganar, se aceptan todas las reglas y las etiquetas con el fin de que todos las cumplan y así el juego sea más limpio.

    Los egos familiares se consolidan y se forman pequeños clanes en donde no se permite que ningún extraño interrumpa o irrumpa en su comodidad. La familia y los roles de trabajo son defendidos para los propios descendientes.

    El hermano cree que merece todo lo que tiene, y aquí entra al juego del Dios misericordioso: "Dios me lo ha dado porque lo merezco". Aún no sabe que su ego es su gran facilitador.

    El hermano se siente muy bien con Dios, porque Dios le permite tener satisfechos todos sus deseos. El positivismo es su gran aliado y así, con este aliado, él cree alcanzar todo lo que su ego demanda. Subir su nivel de vida es tener más, comprar más, divertirse más, atesorar más. Estar bien es ganar más.

    Las palabras de Jesús: "No atesoréis riquezas en la tierra porque la polilla las deshace" (Mt.6,19) o "Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, a que un rico entre al reino de los cielos" (Mt. 19,24), son muy perturbadoras, incluso, inmanejables, temidas y aún cuestionadas, y en algunos casos, interpretadas en forma tal, que puedan ser acomodadas a su estilo de vida y a sus ganancias.

    Si al ego se le quita la comodidad, no sólo física-material, sino también emocional, en donde está basada su seguridad, éste se colapsa porque el ego cada vez quiere ser más próspero. Y, este es el gran dilema de este nivel.

    Está visto, que el bien se refiere a tenerlo todo, y el mal son los obstáculos para obtener lo que se desea.


    Tercer Nivel



    REINO MENTAL – EMOCIONAL

    LA REFLEXIÓN


    En este nivel, el hermano tiene el éxito como medida de bondad, y la pobreza, como signo de no crecimiento, porque aún se cree en este nivel, que quien es bueno tiene la recompensa.

    La reflexión es: ¿Cómo sigo siendo merecedor de todo lo que tengo y cómo llegar al SI MISMO sin perderlo?

    Otra reflexión es: "No debo sentir complejo de culpa por todo lo que tengo. Ya que Dios me lo ha mandado, debo disfrutar de todo esto. Pero, también debo ocuparme de mi alma.

    Si doy gracias a Dios todos los días por lo que tengo, no me lo van a quitar".

    El manipuleo emocional es: "Yo hago buen uso de lo que me dan, pues lo he adquirido para mi familia, lo tengo para la comodidad de ellos, con esto no le hago mal ni daño a nadie. Lo necesito, me agrada y por lo tanto, no va en contra de una vida perfecta.

    Es la etapa del gran optimismo del ego, de la gran realización del ego y de la mejor relación con Dios.

    Este hermano no sabe aún, que aquello que le brinda tanta seguridad, será su máxima inseguridad y las bases para sus mayores temores.

    Continuando en este nivel, vemos cómo el hermano desea tener cada vez más placer, más dinero y se va desarrollando mucho más miedo, sutilmente, sin que el hermano perciba siquiera en qué se ha envuelto.

    Si quisiéramos hacer reflexionar a este hermano, le diríamos que verifique cómo el placer y el dolor son lo mismo y que, al quedar atrapado en el nivel de la densidad, se está moviendo el péndulo de la dualidad, y seguramente algún día, sabrá que aún está enredado en el encuentro con su Divina Presencia.

    En esta etapa, el hermano ya admite, intelectualmente, que tiene que vivir la muerte del ego.

    En algún paso de la reflexión, el hombre cierra los ojos, medita, respira y cree que debe hacer algunos cambios. Siente deseos de estar más quieto, siente que la mente debe aquietarse, que debe ocuparse más por ser, que por hacer. Desea comunicarse más con su Ser.

    Se desapega de lo que menos desea; se vuelve más calmado, menos compulsivo en el tener, es menos exigente, trata de sacar más espacio para el silencio; quiere aprender a meditar porque cree que funciona.

    Ya alcanza a percibir que la fortuna y el éxito no traen la recompensa que esperaba. Ya no lucha tanto, no se esfuerza tanto. Ganar o perder ya no le impresiona, no quiere competir, se vuelve más tolerante.

    En este nivel, el hermano se centra más en sí mismo, sabe que el miedo está allí latente.

    Cuando medita, el miedo disminuye, cuando se enfrenta al mundo, lo recobra.

    Va bajando la actividad exterior y en reemplazo, va buscando a Dios, dentro. Es un ser más claro, tiene más calma interior y sigue considerando el mal como algo caótico y no desea que aparezca en su vida.

    El hombre piensa que nadie da nada sin recibir algo a cambio. O, piensa, que debe obrar con el dicho: "Ayúdate, que yo te ayudaré".

    Su gran reflexión sigue siendo: ¿Cómo vivir bueno, y al mismo tiempo, crecer espiritualmente?

    Aún no sabe este hermano, que su cerebro no desarrolla cierta actividad en medio de la gran comodidad.


    Cuarto Nivel



    EL REINO MENTAL – EMOCIONAL

    EL DESARROLLO DE LA ATENCIÓN CONSCIENTE Y EL CONOCIMIENTO


    Es el nacimiento del hermano que ha adquirido conocimiento "espiritual". Ha investigado, y esto le permite ser mucho más tolerante, más comprensivo, más misericordioso y por esta misma razón, la lógica sede ante la comprensión.

    Con las instrucciones recibidas, este hermano pone atención, no sólo a los hechos cotidianos, sino a lo que está detrás de ellos. Lo que ve con los cinco sentidos ya no le da respuestas claras y pone entonces más atención al fondo que a la forma.

    Aplica más la intuición que el juicio y la crítica, y por lo tanto, acepta más las supuestas fallas de los demás.

    Se sigue percibiendo que todo lo bueno que tiene, es porque se lo ha ganado en otras vidas y cree que el mal, también se lo ha ganado. El hermano cree conocerse y habla de ello. Aquí, el ego surge a otro nivel, el del conocimiento "espiritual", ya que en gran parte, la vida exterior ha sido reemplazada por las ansias del conocimiento hacia lo desconocido.

    Se despierta el deseo de comunicar y expresar todo lo que ha aprendido y quiere transmitirlo a los demás.

    Lo racional pierde peso. Se percibe la entrada a una nueva etapa de paz y calma, pues el manejo del conocimiento le proporciona estos estados.

    Sus diálogos se basan en :

    "Todo está en orden"
    "Hay una mano sabia que guía la vida".
    "Dentro del desorden hay un orden".
    "Nada sucede sin una razón universal".

    El cerebro ya repite estos diálogos constantemente y empieza a verificar coincidencias de cómo Dios o el Padre, contesta a su llamado.

    Se está atento a las conexiones externas y se entusiasma por ver que funcionan en una gran sincronía.

    Después de pasados los hechos, los comprende. La vida se vuelve mucho más sencilla.

    Habla de este despertar como su gran meta, su gran logro.

    Cada vez, el hermano se identifica más con este modo de vida. Hace cambios reales en el externo y en su propia vida.

    El desapego del hermano se maneja mucho más a nivel emocional que de pertenencias.

    Aún sigue con el apoyo familiar, paternal, económico; y es que aún, es necesario este tipo de apoyo para caminar con más seguridad.

    Y el hermano, con sus conocimientos espirituales, va acercándose a nuevos seres, formando una familia espiritual, que esté en la búsqueda que él está. Se comparten las vivencias, pero aún con muchas dudas, de hasta dónde puede llegar sin que su vida sea desacomodada.

    El comportamiento del hermano ya no se ve culturalmente muy aceptado y comienza la escalada del rechazo y la crítica del mundo externo.

    El hermano comienza a trabajar internamente con más frecuencia el proceso dual, sabe que debe trascenderlo y trabaja con ello, quiere escapar de la dualidad. Cree que el nivel que ha alcanzado le permite escapar del dolor, del mal.

    Siempre asegura que ya no le va a pasar nada malo, que los problemas han quedado atrás, y que si llegare alguno, no lo haría sufrir.


    Quinto Nivel



    EL REINO MENTAL – EMOCIONAL

    UN SER MAS PROFUNDO - LA COMPRENSIÓN


    El hermano sale en gran parte de la actividad mental y ya sabe que la conciencia es su refugio y fortaleza.

    Es un hermano abierto, generoso; habla de frente, es franco. Maneja todas las situaciones con amor. Ha salido de los conceptos religiosos de karma y pecado. Su cerebro le da órdenes, haciéndole saber de procesos evolutivos y no de filosofías.

    Acepta la responsabilidad de lo que le toca vivir, lo vive con amor y con respeto. Sabe que si vive, lo que vive es porque ese es el nivel que tiene que experimentar. No lo rechaza, no lo cuestiona, se vuelve responsable de su propia evolución.

    Trabaja sobre sus propias imperfecciones. El hermano siente gran plenitud por el trabajo que hace. Necesita mucho más reposo, más silencio. Vienen destellos de inspiración de una vida más profunda. Desea adquirir más conocimiento de ese mundo interno, se vuelve un científico de su propia vida.

    Se habla del maestro interior, se confía en El. Ya se han dejado casi en tu totalidad, los compromisos con el externo. Se maneja la vida más desde adentro.

    Se ve la diferencia entre lo que se era antes y lo que se es ahora.

    La vida espiritual adquiere sentido universal. Este hermano ya no está apegado al pasado o a modelos culturales. Tiene deseos profundos de fundirse con su Maestro.

    No le teme a la incertidumbre de la vida. No se ocupa de resultados. Vive con amor profundo hacia los demás.

    Tiene una vida plena y placentera porque cree que descubrió la magia de vivir muy bien y estar adentro.

    Este hermano vive momentos de éxtasis. Se tiene la sensación de hacer cosas grandes con él mismo, y de hecho se hacen, y también con los demás.

    Hay un alto grado de realización espiritual. Hay un liderazgo innato que trae acción y ayuda para quien la necesite.

    La vida se vuelve más un modelo cuántico que mental, el reto que se le presenta es ser UNO con el Maestro.

    Ya se sabe en este nivel, que la evolución es la que marca la vida y no un Dios, ni bueno ni malo. Y que para llegar al nivel último del ciclo en la tierra, hay que morir y volver a nacer.


    Sexto Nivel



    EL REINO MENTAL – EMOCIONAL

    EL DESCENSO - "EL COMIENZO DE LA MUERTE DEL EGO"


    El ego tiene, en el principio de este nivel, mucha fuerza. Tiene la creencia de haber alcanzado un estado pleno. Cree participar de la divinidad interna en todos los actos de su vida; cree que ya es su propio maestro, pero ésta es su gran ilusión, pues antes hay que pasar por el largo proceso de des-identificación, de mutación, de muerte, de desapego de todo aquello que con su ego construyó.

    Y esta nueva situación, será la que lo llevará al encuentro con el ser desnudo de personalidad, al sí mismo, al YO SOY REAL.

    Esta etapa es la más difícil de la evolución mental, porque la vida se torna en algo muy distinto de lo conocido por el yo personal.

    El sentido de los valores y de las proyecciones, no son los de la mente, son de la conciencia, y en todos los casos, siempre serán contrarios a sus deseos.

    Como se está diluyendo el ego, se requieren cuotas de sacrificio, de renuncia. El mundo se ha ido transformando gradualmente, como las costumbres, hábitos, trabajo, familia. Viene la trascendencia de todo lo conocido, se llega a la noche más oscura y el dolor y el miedo no se hacen esperar.

    Al mismo tiempo, va surgiendo en el hermano, una fuerza nacida de adentro, que lo acompaña en toda su muerte, pasa por todo el infierno de sus emociones, de sus creencias, tambalea su vida, se siente sin fuerzas, desea morir, ya nada es válido, se desvanece toda ilusión y todo vínculo terrenal se acaba de diluir. Debe enfrentarse cara a cara a su destino, a su pasado, a su presente. Sabe que ya no queda nada. Mira y ve que todo se ha diluido. Empieza a sentir la muerte en vida y no sabrá que ha muerto, hasta llegar al séptimo nivel.

    Pues, este hermano, está tan vacío, que todas las áreas de su vida han muerto y él aún no sabe si está vivo o está muerto. Y, ¿A él, qué le ha sucedido?

    Es el enfrentamiento con la muerte y con la vida. Con esa nueva vida que renace, donde surge la sabiduría. Es el vacío de la vida.

    Existen teorías mentales, que desde luego, son nacidas del ego, las cuales dicen, que el hermano no tiene necesidad de pasar por este dolor del desprendimiento, y claro, desde luego que esto es lo más seductor para el ego.

    Quien haya tocado las puertas de la iluminación, sabe que esto no es así. Todo lo contrario, sin la muerte del ego, no hay ninguna libertad.

    Todo ser que se ha iluminado, primero se ha purificado en este paso para ser UNO con su Divina Presencia.

    Aquí todo lo que existe, todo lo que forma el tejido de la vida física, ha debido ser ya superado y liberado.

    Este hermano triunfa sobre el ego, no acepta ni sus condicionamientos, ni sus reclamos.

    Ha superado la vida emocional; ya no se repliega ante sus demandas, sus deseos y sus posiciones emocionales, ya no lo acompañan en el camino. Ya no se deja manipular por la mente emocional de quienes encuentra en su camino. Los ama, los respeta, pero no se deja atrapar por sus cuestionamientos ni requerimientos. Este hermano ha comenzado su liberación.

    Se ha des-identificado con lo externo y se ha identificado con su Maestro. El sabe que comenzó el proceso de la maestría sobre la tierra, no por lo que él dice, sino por lo que él hace.

    Este hermano, se desilusionó de la ilusión. Este hermano, se observa a sí mismo, libre de toda experiencia que vive. Es imperturbable ante la vida y los comentarios o programaciones de otros.

    Este hermano, ha transformado su vida. Su cerebro funciona tanto en el lóbulo izquierdo como en el derecho, con equilibrio permanente. Su mente emocional está totalmente equilibrada.

    Este hermano vive en la tierra, pero ya no pertenece a ella.
    A este hermano todo se le da por añadidura.


    Séptimo Nivel



    EL REINO CELULAR.

    LA ETAPA DEL RECONOCIMIENTO DEL SI MISMO - LA MAESTRÍA


    Este hermano, se ha convertido en el conocimiento mismo.

    Sus relaciones sólo están en el nivel del Amor Universal; su conciencia en el átomo y su guía en la célula; se ha reconocido en su Verdadera esencia.

    Es difícil definir a este hermano, porque es todo lo deseado y al verlo, no es nada más que amor, es el Maestro, el Guía.

    El Padre en él, es una proyección del Sí Mismo, es la unidad entre el SI MISMO y el PADRE.

    La Divina Presencia es su Divino Presente, su Unidad.

    La Divina Presencia
    Marzo de 2002


    (Este documento se ha mostrado completo.)

    Para descargarlo a tu computador haz click aquí.

          Hacer una pregunta 14.08.2007. 14:20

    Carlos G .N. en 19.10.2009. 18:35

    Siempre es bueno pasar a saludar a todo ser divino, y me es muy grato pasar a saludar a Lila, aunque estando en mis pensamientos jamas he dejado de tenerte en mi corazón, un gran abrazo fraternal a todos los que comparten tus enseñanzas, sentí los deseos de hacerlo y acá estoy,ubicame en ti como tu en mi.

    Carlos G.N. en 20.09.2009. 18:54

    Me permitire dejar un comentario en este panel,y decirle a todos los que antes de mi escribieron acá, que felicito el motivo que hay en ellos por querer conocer más del amor universal, y descubrir la energía como parte principal en el humano, decirles también que los niveles de conocimiento enclaustran a la sabiduría y la vuelven monopolio de algunos,el conocimiento es infinito como infinito el amor divino, por lo tanto todos tenemos el derecho al conocimiento, y que solo tu puedes ponerle limite a ello, no te enclaustres entonces a la mitad del camino sigue adelante que aunque te encuentres en la entrada, en el medio o en el final del camino estas dentro del aprendizaje y eso te exceptúa de la fe, para dar paso a la realidad, dejar de creer para creer en toda la extensión, nuevamente dejo un abrazo fraternal a todos los que han opinado y los que seguirán haciéndolo aún, y muy en particular a Lila por compartir su sabiduría que viene del uno con todos.

    Dorina en 23.07.2009. 17:06

    Muy estimada Hermana del Camino Eterno: HOY se que he llegado a la puerta del 6o. nivel.
    Hay mucho que reconocer y dejar atras!
    Gracias por tu ayuda, te encontre hoy mismo.
    Un Saludo de Luz y Amor.

    gilberto rueda en 23.09.2008. 05:41

    gracias por la informacion que recibimos..........
    es maravilloso saber que en cualquier etapa que nos encontremos podemos tener siempre un iluminado mostrando el camino..
    creo que tenemos un pedacito de cada nivel hasta el numero5..

    Teredelacruz en 06.05.2008. 09:37

    Interesante artículo que nos ayuda a comprender que los períodos de hastío o sequedad son parte del proceso evolutivo hacia el encuentro con el Maestro en el interior, y por ende parte del proceso hacia la autorrealización y posterior fundición en el Padre; por lo tanto, es también un artículo que nos anima a continuar con la Meditación.

    Ernestina en 29.04.2008. 00:18

    Quién Soy Yo, para decir algo, para comentar algo de un artículo que se nota escrito desde la profundida de un espíritu sabio, amoroso y generoso. Lo único que atino a expresar es GRACIAS, la luz, el amor y el poder de nuestro Cristo Interno y el infinito AMOR de nuestros CREADORES, nos guíen hacia el conocimiento del UNO. ¨La Ley del Amor, me trajo a este momento, a este lugar y a este espacio, en un momento oportuno y correcto, como todos¨. Reciba mi agradecimiento y bendiciones Maestra Lilananda.

    Kevito en 27.06.2007. 09:51

    Un artículo muy interesante, felicitaciones. De acuerdo a esta escala estoy entre un 3 y un 4 más o menos, aunque noto que tengo cosas de otros niveles también, así que opino que una persona puede tener atributos de varios niveles sin estar estríctamente encuadrado en un solo nivel.

    Mostrar/Ocultar Formulario de Comentarios