• El Gran Paso hacia el Espíritu

por: Maestra Lilananda

LA MATERIA PÚRPURA

"Después de muchos años de experiencias y reflexiones, hemos tenido profundas percepciones: que era y es Cristo el que brillaba y brilla en el corazón de la materia; que es el Alfa y Omega; el principio y el Fin; el Ying y el Yang; el Tao; que la vida interior es la vida de la materia, en su evolución de reconocimiento, que allí está el sentido de la plenitud y de lo divino; que allí está la energía motriz de la evolución, aquella que obliga a girar al universo sobre sí mismo y obliga a vivir su trama, para reconocerse en su luz.

La materia brilla con luz propia, a través de toda su energía; la materia es la primera encarnación del sentido cósmico, y que este real sentido era sin sentido y carecía de sentido sólo hasta que el hombre atravesara todo el proceso mental y de creencias. Ahora el hombre despierto con conciencia, es el que se ha reconocido en lo que es, es decir, en su materia divina, que es de lo que está hecha su propia esencia y su energía.

El dualismo de la mente separa espíritu y materia, sin comprender que la materia en su evolución, en su proceso de reconocimiento, es altamente pura y perfecta. El espíritu y la materia son uno solo por conciencia, sólo que, en sus capas más densas, el espíritu es menos perceptible. LA MATERIA ES LA MATRIZ DEL ESPÍRITU.

LA CONCIENCIA ESTA EN EL CUERPO

La liberación está en la materia, es allí donde nos transformaremos. Si no se disuelve la mente, no se pueden trabajar los niveles superiores de la materia, ella es la que nos abrirá el siguiente paso a lo que el hombre ha denominado “sobrenatural” y que no es más que el estado perfecto de la materia, un estado que la mente no puede alcanzar por ser el cuerpo el que la contiene..."


(Este documento continúa...)

Para bajar este documento a tu computador, haz click aquí.

      Hacer una pregunta 11.08.2007. 21:56

Aun sin comentarios.

Mostrar/Ocultar Formulario de Comentarios