24- ¿A Quién Servimos?

por Hortensia Galvis

En este tiempo de finales de un ciclo, todo está permitido. Los corruptos tienen la posibilidad de ser más corrompidos; los criminales la oportunidad de cometer peores crímenes; y además muchos de ellos posiblemente queden sin castigo ante los ojos de los hombres. Sin embargo, en los niveles del espíritu ningún rastro se pierde. Final de ciclo significa la recogida de la cosecha, la separación del trigo y la cizaña. Al existir la libertad, para que cada uno exprese lo que realmente es, se permite al individuo ubicarse en el nivel exacto que le corresponde, para que, llegado el momento de la clausura de esta era, asuma sus propios resultados.

Siempre hemos tenido dos opciones: la orientación positiva, y la negativa, que dependen de la dirección que imprimamos a nuestra vida. Sin embargo, en un mismo ser se da una mezcla de aspectos positivos y negativos, cuyos porcentajes varían tanto, como un ser humano de otro. Sabemos que el requerimiento para que califiquemos para traspasar el portal de la Ascensión es de más del 51% de desarrollo hacia lo positivo. Por ello en este momento es muy útil estar concientes de cuando tomamos un giro inadecuado, para inmediatamente corregir el rumbo.

Estás polarizado negativamente cuando:

1. Escoges servirte a ti mismo, sin consideración ni respeto por los demás.

2. Tu actitud es de rechazo y crítica, vives dentro del orden de los “picotazos”.

3. Estás centrado en separar y disgregar. Esto ocurre cuando concibes las situaciones como luchas de poder a poder, y usas tu esfuerzo para desunir, o discriminar.

4. No estás contento con lo que tienes y siempre quieres más.

5. Juzgas a los demás y buscas los culpables afuera, y no adentro.

6. Usas el control y la manipulación para relacionarte con tus allegados, limitando así su libertad.

7. En lo que construyes omites el amor universal. Tal vez te respaldas en la creencia de que el amor es un desatino y una estupidez.

8. Reaccionas instintivamente y usas el descontrol de tus emociones (por ejemplo: la ira) para tomar ventaja sobre los demás.

Las características de un ser, que vibra dentro de lo positivo, son exactamente las opuestas. Estás polarizado en lo positivo cuando:

1. Deseas servir a los demás, lo que significa que estás dispuesto a dar lo mejor de ti mismo en todas las circunstancias.

2. Aceptas incondicionalmente las experiencias que la vida te trae, excepto cuando estas comprometen tu integridad moral, o tu salud.

3. Valoras lo que tienes, lo disfrutas, y vibras en gratitud por lo que recibes.

4. Usas tu poder para integrar y unir, tanto en lo personal como en lo familiar y colectivo. Estás siempre dispuesto a conciliar, comprender y perdonar.

5. Vibras en el amor universal. Aceptas y respetas al otro tal como es, sin pretender cambiarlo.

6. Eres capaz de enfocarte en la belleza que te rodea y en las cualidades de los demás, ignorando sus defectos.

7. Has alcanzado un nivel alto de comprensión, lo que te permite la disolución de tus miedos.

8. Has limpiado tu cuerpo emocional de toda su carga negativa. Ya en ti no existen reacciones instintivas, sino acciones concientes.


(Descarga gratuitamente este artículo: Haz click aquí.)

      Hacer una pregunta 16.07.2008. 18:50

Este artículo no ha sido comentado aún.

Mostrar/Ocultar formulario de comentarios