20- La Función de los Entrenadores

por Hortensia Galvis

Tu visión de la vida cambia en la medida en que vas escalando hacia el encuentro con el espíritu. Sumergido en la dualidad, estás acostumbrado a encasillar lo bueno como separado de lo malo y a aceptar y rechazar los hechos que te presenta la vida, de acuerdo a la forma en que los juzgues. Sin embargo, en la medida en que te elevas a una octava superior de comprensión, vas descubriendo que todo lo que te ocurre es perfecto, porque cada experiencia hace parte de un plan, trazado por el espíritu para apoyar el desarrollo de tu conciencia.

Si tu vida trascurriera siempre en una forma armónica y estable, no tendrías posibilidad de aprendizaje, de evolución, ni de progreso. Tu existencia sería plana, y tu esfuerzo inútil. Son: los conflictos, las desavenencias, las relaciones difíciles, los fracasos, las enfermedades, la muerte de los seres queridos y los mal llamados “accidentes” los que te obligan a experimentar lo nuevo, y en ocasiones a hacer un viraje para tomar una ruta diferente. Así como el hierro necesita del fuego para moldearse, también el hombre debe templar su carácter en el sufrimiento, hasta que aprenda a hacerse imperturbable y a percibir los altibajos de su existencia, como oportunidades para ejercitarse en conservar su paz.

Igual que cuando comienzas una carrera en la universidad, antes de encarnar en la Tierra tu espíritu reconoce cuales son las “materias” que debe tomar para completar su curriculum; es decir, comprende donde están aquellas debilidades que debe convertir en fortalezas. Para procurarse las experiencias que necesita, hace pactos con otros espíritus hermanos, para que ellos hagan las veces de “entrenadores” que le estimulen a cambiar y crecer. Esos espíritus amigos traen una misión, que poco tiene que ver con hacerte la vida fácil, más bien vienen a propinarte muchos sacudones, porque en este nivel evolutivo el mayor peligro es la inercia.

El tipo de entrenadores cambia, según sean las características del problema por resolver. Alguien con una pobre autoestima y vocación de víctima siempre trae consigo a un abusador que le atropelle, y que continuará agrediéndolo hasta que el otro lo permita. La arrogancia y la pedantería hacen correspondiente a un hombre con quien esté en posición de humillarlo. Quien es demasiado blando y condescendiente, recibirá picotazos hasta que aprenda a establecer sus límites. El demasiado bueno será timado por el demasiado malo, para que aprenda a nivelarse. El demasiado sensible se topará con el insensible, hasta que mutuamente se transformen.

Los “entrenadores” son seres ignorantes, que se atreven a violar las leyes universales, porque no conocen las terribles consecuencias que esto les acarrea. Pero son una herramienta muy útil para forzar el desarrollo de la conciencia colectiva e individual, y por eso tienen el apoyo del universo. Su función es llevarnos hasta el límite de nuestras fuerzas, obligándonos a crear soluciones inéditas; cuando, en situaciones normales, preferiríamos estar muy cómodos, instalados en nuestras rutinas diarias, y momificados en nuestras creencias.

En nuestra querida Colombia hay abundancia de estos “entrenadores”, porque son muchos los seres que, en su última etapa evolutiva, necesitan ser empujados para dar el salto hacia el despertar de niveles superiores de conciencia. La guerrilla, los paramilitares, las mafias, los corruptos, los funcionarios incapaces, los vecinos ruidosos y desconsiderados, los maridos borrachos, mujeriegos y machistas. Tenemos todo un pelotón de ayuda, porque el aprendizaje en esta época es muy acelerado.

¿Deseas despedir a tus entrenadores y apaciguar desavenencias? Entonces la pregunta que te debes hacer es esta: ¿Qué tengo yo que aprender de esta experiencia? Mientras no comprendas la situación que vives y le opongas resistencia, la experiencia permanece. Ubica entonces donde está la fuente de tu sufrimiento y sabrás exactamente donde está tu lección por aprender y qué es lo que debes cambiar en ti mismo. El día en que lo logres, mágicamente tu entorno cambiará, el entrenador de turno desaparecerá, y dejará de molestarte aquello que antes definías como tu tormento.


(Descarga gratuitamente este artículo: Haz click aquí.)

      Hacer una pregunta 17.06.2008. 10:40

Oscar on 27.05.2009. 01:15

Gracias por tan claras palabras. Un saludo.

Mostrar/Ocultar formulario de comentarios