Ocúpate de tu carácter, no de tu reputación, pues tu carácter es quien tú eres y tu reputación es tan solo lo que otros creen que eres.

Dale Carnegie