Tú solo puedes ser sometido por otra persona si le das permiso. Si alguien te insulta, te grita, o hace chismes acerca de ti, puedes escucharle sin dejar que te afecte, pues cualquier efecto que tengan las opiniones de otros requerirá de tu permiso.

Don Miguel Ruiz