El hombre superior comprende lo que está bien. El hombre inferior comprende aquello de lo que puede sacar provecho. El hombre superior ama su alma, el hombre inferior, sus bienes. El hombre superior tiene abundancia de ideas y no es hombre de partido, el hombre inferior es hombre de partido pero no tiene una opinión clara.

Confucio