Quien culpa a otros aún tiene mucho camino por recorrer; quien se culpa a sí mismo va a medio camino; y quien no culpa a nadie, ha llegado.

Proverbio Chino