Orar es hablarle a Dios, meditar es escucharle.

Diana Robinson