No hay nadie más pobre que la persona ingrata. La gratitud es una moneda que podemos acuñar nosotros mismos, y que podemos gastar sin miedo a quebrarnos.

Fred De Witt Van Amburgh