No hay llave para la felicidad. La puerta siempre está abierta.

Teresa de Calcuta