Los mayores nunca entienden nada por sí mismos, y es extenuante para los niños tener que estar siempre explicándoles las cosas.

Antoine de Saint-Exupéry