La voz de la Consciencia es tan delicada que es fácil de sofocar, pero también es tan clara que es imposible confundirla.

Madame de Stael