​La felicidad llega cuando somos receptivos a todo lo que sucede, en lugar de intentar escapar frenéticamente de lo no placentero.

Pema Chodron