El ojo por el que veo a Dios es el mismo por el cual Dios me ve; mi ojo y el de Dios son uno, una sola vista, un solo conocimiento, un solo amor.

Meister Eckhart