El hombre es la especie más insensata: venera a un Dios invisible y masacra a una naturaleza visible, sin saber que esa naturaleza que él masacra es ese Dios que él venera.

Hubert Reeves