Al perseguir la felicidad, a veces vale la pena detenerse y simplemente ser feliz.

Confucio