Presta tus oídos a la música, abre tus ojos a la pintura y... para de pensar.

Vassili Kandinsky