Eleva tus palabras, no tu voz. Es la lluvia la que hace crecer las flores, no los truenos.

Rumi