El perdón es la fragancia que la violeta libera sobre el pie que la aplasta.

Mark Twain