Desterrar la imperfección es destruir la expresión, oponerse al esfuerzo, paralizar la vitalidad.

John Ruskin