"Esta es mi simple religión: no hay necesidad de templos, no hay necesidad de filosofía complicada. Nuestro propio cerebro, nuestro propio corazón es nuestro templo; la filosofía es bondad."

Dalai Lama