"Aléjenme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe, y de la grandeza que no se inclina ante los niños."

Khalil Gibran