"Aferrarte a la ira es como agarrar un carbón ardiente para arrojárselo a otra persona: tú eres quien termina quemado."

Buda