Toda lengua es un templo en el que está encerrada el alma del que habla.

Oliver Wendell Holmes