La mitad de lo que digo no tiene sentido, pero lo digo para que te llegue la otra mitad.

Kahlil Gibran