La ansiedad no previene la pena de mañana, pero sí drena la fuerza de hoy.

Charles Spurgeon