En toda obra genial reconocemos nuestros propios pensamientos rechazados.

Jonathan Swift