Cuando apoyamos la paz fortalecemos la guerra, pues en el mundo dual ningún extremo existe sin su opuesto; hasta que aprendamos a vivir de nuevo hallando la paz en nosotros mismos.

Maestra Lilananda