A menudo me he tenido que comer mis palabras, y he descubierto que eran una dieta equilibrada.

Winston Churchill