Un hoy vale lo que dos mañanas.

Benjamin Franklin