Toda verdad pasa por tres etapas. Primero, es ridiculizada. Segundo, es opuesta violentamente. Tercero, es aceptada al ser evidente en sí misma.

Arthur Schopenhauer