Tenemos bastante religión para odiarnos unos a otros, pero no la bastante para amarnos.

Jonathan Swift