Nunca podrás descubrir un nuevo océano, a menos que tengas el coraje para perder de vista la orilla.

Anónimo