Lo importante no es lo que te sucede, sino cómo reaccionas ante lo que te sucede.

Epícteto