La sabiduría deja de ser sabiduría cuando se vuelve muy orgullosa para llorar, muy pesada para reir, y muy egoísta como para buscar más allá de sí.

Kahlil Gibran