Y es que en este mundo traidor, no hay verdad ni mentira; todo es según el cristal con que se mira.

Ramón de Campoamor