Sin importar lo vasta que pueda ser la oscuridad, debemos proveer nuestra propia luz.

Stanley Kubrick