Si puedes alcanzar el triunfo y el desastre, y tratas a esos dos impostores por igual... Tuyos son el corazón y todo lo que hay en él.

Rudyard Kipling