Si no esperas lo inesperado, no lo reconocerás cuando llegue.

Heráclito de Efeso