La vida es como un juego de tennis: aquel que sirve bien, rara vez pierde.

Anónimo