La primera virtud del conocimiento es la capacidad de enfrentarse a lo que no es evidente.

Jacques Lacan