El mejor sermón es el que se vive, no el que se predica.

Proverbio Vaquero