La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con que jugaba cuando era niño.

Nietzche