Una persona alcanza en tres direcciones:
Hacia adentro, a sí mismo
Arriba, al Eterno
Afuera, hacia los demás.

El milagro de la vida,
es que al verdaderamente alcanzar
en cualquiera de las direcciones,
Uno abraza a las tres.

Rabino Najman de Bratzlav

Fuente: CasaLuna