No temo a Dios, sino a la ira de quienes creen demasiado en Dios.

Orhan Pamuk - Premio Nobel de Literatura 2006

Aporte de Ricardo Bermúdez