De repente recordé de mi primer entrenamiento en astronomía, que las estrellas y el universo son el horno de toda materia. Esto era un buen dato intelectual, pero de repente, se volvió conocimiento personal. Comencé a darme cuenta que las moléculas de mi cuerpo, las moléculas de la nave, y las moléculas de los cuerpos de mis compañeros, todas habían sido hechas a partir de un prototipo en alguna antigua generación de estrellas. Era como si "esas son mis moléculas en esas estrellas". Y estos pensamientos estuvieron acompañados por un estado de dicha y éxtasis. Fue visceral, fue wow! Me pegó fuerte sentir que "todo está interconectado". Sabía que algo poderoso se estaba dando y no sabía qué era. No tenía idea en ese momento de qué se trataba, solo que era una poderosa, poderosa experiencia. Luego, tras investigar al regresar a la Tierra, descubrí que el Sánscrito antiguo describe esa experiencia como Samadhi. Es cuando ves todas las cosas separadas pero las experimentas visceralmente en Unidad, acompañado de una gran dicha. Esa fue la naturaleza de mi experiencia.

Edgar Mitchell, Astronauta Norteamericano

Tomado de Creativity at Work in Consciousness: Dr. Edgar Mitchell and the Founding of IONS.