Algunas personas, no importa qué tan ancianas sean, nunca pierden su belleza - simplemente la trasladan de sus caras a sus corazones.

Martin Buxbaum