Al miedo hay que asustarlo. Hay que retarlo, llamarlo, invitarlo a entrar, y jugar de local: Hay que asustar al miedo para perder el miedo.

Walter Riso

Tomado de: "La Enfermedad del Miedo"