No todo tiempo pasado...

por María Antonieta Solórzano

En algunas circunstancias podemos explicar con claridad el porqué y el sentido de nuestras acciones. Podemos relatar, por ejemplo, que desde niños los colores y las formas nos parecían fascinantes y, finalmente, nos convertimos en fotógrafos; que siempre nos llamaron la atención las personas alegres y extrovertidas y que, desde luego, así es nuestra pareja.

Pero, en no pocas ocasiones las cosas no son tan claras. Por ejemplo, aunque todo parece estar bien, de repente, nos sentimos deprimidos y tristes; sin un motivo importante nos molestamos, nos irritamos y aunque tenemos esa explicación, al mirarla con cabeza fría no nos convence. No logramos entender lo que nos pasó para tratar a nuestro mejor amigo de una manera tan brusca; o peor aún, ni siquiera entendemos qué nos ocurrió para casarnos o asociarnos con esa persona. Nos sentimos confundidos, como perdidos en nuestro propio camino. ¿Cuál es la ruta para recuperar nuestro norte?

En primer lugar lo básico, que no es otra cosa que explorar en nuestra propia historia, pues todo lo que hacemos se enmarca, precisamente, en esa historia. En segundo lugar, lo emocionante, la aventura de identificar el sentido. Y en tercer lugar, reconocer que por extraño que nos parezca, los momentos de confusión son los que nos ayudan a transformarnos.

Recuerdo durante una terapia cómo una paciente relataba que protagonizaba infinitas peleas con su pareja, conflictos que a ella misma le sorprendían pero que, no obstante, no podía hacer nada para evitarlos.

La crisis se desencadenaba de la manera siguiente: ella acusaba a su marido de ser indiferente a las necesidades de su hija (la niña había nacido en un matrimonio anterior). Esto ocurría que cada vez que el esposo no incluía a la niña en un viaje, pues para ella esto significaba que la estaba obligando a decidir entre abandonarlo a él o la niña. Pensaba que él la negaba como madre, que la irrespetaba. Y, en ese punto, ella se desgarraba de dolor, se ponía fuera de sí, y finalmente, la única solución parecía ser el divorcio, a pesar de que en el resto del tiempo se entendían bien.

En primer lugar hicimos lo básico, ir lentamente hasta su temprana niñez, hasta que fue posible identificar la escena inicial. Encontramos que el punto crucial de la ansiedad de abandono ocurrió en su tercer año de vida. En ese momento, su propia madre que ya sufría de ataques de epilepsia, perdió contacto con este mundo a causa del nacimiento y muerte prematura de su segundo hijo. En estas circunstancias, aunque continuaba viviendo en la casa, rompió el vínculo amoroso con la niña. Es claro, que una de las experiencias emocionales más difíciles para un niño, es sentir que los seres encargados de cuidarlo y guiarlo rompen el contacto con él.

En segundo lugar, buscamos el sentido. Ella recordó que al nacer su propia hija, ella se prometió que nunca la abandonaría. En consecuencia, hoy en día cada vez que tenía que distanciarse de su hija, imaginaba que la niña sentía el mismo dolor que ella sufrió, pero que además incumplía su promesa. No podía distinguir su pasado de su presente. Era incapaz de observar las diferencias con relación a la experiencia de su hija y entraba en crisis.

Tan pronto pudimos diferenciar las dos situaciones, nuestra paciente pudo comenzar a aceptar que podía distanciarse físicamente de su hija sin que ello implicara un alejamiento emocional. Desde este momento en adelante, su pasado dejó de marcar su futuro. Pudo comenzar a construir nuevos espacios de vida de pareja y fortalecer la independencia de su hija.

Aunque cada vez que actuamos nos apoyamos en todo lo que creemos cierto, precisamente porque lo hemos vivido y aprendido, no todas nuestras interpretaciones son verdaderas. En muchas oportunidades, estas son solo creencias que nos alejan de nuestro propio futuro, que nos encierran en el pasado. La libertad de un ser humano pasa por el grado conciencia que tenemos acerca de lo que hacemos, un mundo donde valga la pena vivir tiene un futuro impredecible y novedoso.


(Descarga gratuitamente este artículo: Haz click aquí.)

      Hacer una pregunta 07.12.2010. 14:43